¿Qué hago con mi vida?

Días después de terminar la carrera, me vi escribiendo en google: “¿qué hago con mi vida?”.

¿Te ha pasado a ti?

Me sentía vacío, sin ganas de hacer nada.

Acababa de terminar la carrera y no sabía qué hacer. No quería seguir estudiando durante más tiempo, tampoco conseguía trabajo de lo que había estudiado, aunque la idea de conseguir un trabajo estable de por vida me acojonaba.

Así que una noche de domingo, de esas nostálgicas y depresivas, me vi mirando como un bobo a la pared, asqueado porque otro lunes se asomaba a la vuelta de la esquina y no tenía nada qué hacer. Fue entonces cuando por mi cabeza pasó la pregunta ¿Qué hago con mi vida?

En cambio, por entonces estaba en mi mejor momento en las artes marciales. Llevaba 8 años entrenando y tenía claro qué quería: competir. Quedaba con mis compañeros para entrenar los fines de semana, estudiaba los videos de los combates de los mundiales, sacaba tiempo de donde fuera para entrenar y me dejaba la piel en ello. En ese estado me levantaba de la cama con ganas porque estaba haciendo algo que me acercaba a lo que quería. En ése estado no me preguntaba qué hacer con mi vida.

Entonces me pregunté: ¿Qué estoy haciendo en las artes marciales que no hago con mi vida? ¿Por qué estoy tan motivado con lo primero y tan perdido en lo segundo?

Y la diferencia era que en las artes marciales sabía lo que quería: entrenar y competir.

Cómo saber qué quieres

Aquel domingo, en lugar de salir a tomar algo o ver una serie, me senté delante de una página en blanco y me puse a pensar en mi futuro: ¿Cómo quería estar dentro de 1 año? ¿Y dentro de 5? ¿Y dentro de 10?

Esas preguntas me hicieron pensar mucho, pero eran demasiado generales. Ni idea.

Vamos a concretar un poco más: ¿Dónde me gustaría levantarme por las mañanas dentro de 1 o 2 años? ¿Qué me gustaría hacer después? ¿Qué comería? ¿A qué dedicaría mi tiempo? ¿Cómo quería ganar dinero? ¿Cómo sería mi círculo de amigos? ¿Tendría pareja estable? ¿Qué aficiones tendría?

¿Te has parado a pensarlo alguna vez? Es increíble lo que me costó imaginar qué quería.

Hazte esas preguntas si no sabes qué hacer con tu vida. De verdad. Coge papel y lápiz y respóndelas.

Imagina el mejor futuro posible para ti. Y no vale ser pesimista ni mediocre. ¡Pide! Mejor ser optimista en esto. Apunta alto o te quedarás a medio camino. Si vas a por el 5, suspendes.

Además, sólo si tu visión del futuro te entusiasma, si de verdad aprietas el culo pensando en que se haga realidad, entrarás en ese estado en el que puedes conseguirlo todo. Vamos, que si lo que quieres no te emociona, puede que no lo quieras tanto.

Poco a poco, con esas preguntas, llegué a visualizar qué futuro quería. Y joder a mí me encantaba lo que había imaginado. Ya sabía qué hacer con mi vida.

Ahora tocaba la pregunta difícil: ¿Lo que estoy haciendo ahora, me acerca a cómo quiero estar en el futuro?

En mi caso no era así, tenía que hacer algo.

Cómo marcarse objetivos

Unos buenos objetivos son la forma de materializar un sueño en realidad.

“La única diferencia entre un sueño y un objetivo es una fecha” -Edmundo Hoffens

Pero para no morir en el intento, los objetivos deben tener unas características, deben ser de M.A.R.T.E.:

Medible

Si no sabes dónde esta la meta, el fin de tu objetivo, no te va a motivar. Por ejemplo, si te han esperar pero no te dicen cuánto tiempo, se te hace eterno. Si te dicen que vas a esperar 20 minutos, no te desesperas.

Alcanzable

Si no se puede conseguir, terminarás tirándolo a la basura y desanimándote.

Retador

Si por el contrario, lo consigues con mover un dedo, tampoco te va a servir.  ¿A quién le gusta ganar algo sin esforzarse? (Sin contar a los políticos).

Temporalizado

Si no tienes fecha límite, podrás ir aplazándolo y dejándolo para después eternamente. No debe ser ni muy tarde porque dejará de motivarte, ni tan pronto que te agobie.

Específico

Cuánto más claro sea, más fácil será conseguirlo.

Aquí tienes unos ejemplos:

Mal objetivo: quiero bajar de peso.

Buen objetivo: quiero perder 7 kilos este verano.

Mal objetivo: Quiero ser feliz.

Buen objetivo: Voy a aprender a tocar 3 canciones con la guitarra acústica en este mes de vacaciones.

Éste método se ha usado sobre todo en la psicología del deporte y con muy buenos resultados. ¿Por qué no usarlo para la vida en general?

****

¿Y tú? ¿Qué objetivos tienes? ¿Qué decisiones difíciles has tomado para conseguir lo que quieres? Cuéntamelo en un comentario.

¿Quieres leer más sobre esto?

Suscríbete y recibe todas las novedades de Escapa de la Rueda en tu e-mail.

 

5 Comentarios ¿Qué hago con mi vida?

  1. V.R.M

    Creo que hice ese ejercicio hace 10 años, y ver que han pasado incluso mas de 10 años y saber que no estás ni cerca de donde querías estar, no lo pienso volver a hacer ahora, para q dentro de 20 años me de cuenta que nada ha cambiado y que sigo perdiendo el tiempo escribiendo, imaginando, soñando y visualizando cosas que nunca se van a hacer realidad. Es verdad!, todavía no nos cobran por soñar, soñar no cuesta nada y eso de que el universo nos escucha puede ser verdad y a mi la verdad ya no me interesa, me cansé de “pensar bonito” prefiero ser realista, vivir la realidad, aceptar q las cosas que un día quise y deseé para mi vida ya no vendrán, puedo volverlas a plasmar ahora en un papel, obviamente no serán las mismas de hace 10 años, las circunstancias han cambiado, las prioridades ahora pueden ser otras, pero no pienso volver a guardar ese papel, y leerlo dentro de 5 o10 años o el tiempo que sea, para darme cuenta que la realidad está años luz y que escribirlo en ese momento no sirvió para nada, bueno es verdad que eran sólo sueños y los sueños, sueños son, no la realidad.
    Cada vez que intento avanzar y hago un cambio en mi vida, las cosas van a peor, eso de que cada tiempo fué pasado fué mejor es verdad o al menos “menos malo” es mejor malo conocido que bueno por conocer ( si ya leí el post de la vida aburrida) si lo que está por venir es peor que lo anterior y todo es al final solo un cúmulo de malas decisiones, para que seguir avanzando y haciendo cambios? Mejor dejar las cosas como están, que dentro de lo malo “están bien” y así x lo menos consigo respirar y levantarme cada día y hacer mi vida de borrego ( repito otra vez el post de la vida aburrida).
    No escribo esto con el fin de victimizarme, o querer ser la típica persona que se cree depresiva. Al contrario he aceptado la realidad, tengo claro que los sueños, sueños son y que no hay que estar esperando 5, 10 años o media vida a tener la vida soñada, todas las cosas tienen un tiempo, un momento y un espacio no puedo pretender lograr o hacer cosas que el tiempo o la edad o el cuerpo ya no permiten hacer.
    Que bueno es desahogarse en estos blogs de psicología, como decía el autor en el blog de para que estudiar, opino lo mismo para que ir al psicólogo si todo está en internet, lo dice el autor también, que no estudió para comerse la mierda depresiva de otros, menos mal nunca me he dejado el dinero en un psicólogo!! Ni lo haré jamás, yo solita me como mis mierdas y pasaré el resto de mi vida conmigo misma. “Hay una soledad elegida y otra que te imponen las circunstancias” esperemos que se terminen de modernizar los robots, así tal vez podremos “comprar” compañía o como en la película de “Her” poder tener una relación con nuestro sistema operativo.
    Un saludo y gracias por el post! 😉

    Responder
    1. Fran J. Pastor

      Hola Mónica,

      Tienes razón en lo de que pensar a 5 o 10 años son sueños. Últimamente estoy mirando las cosas con otra perspectiva y pienso que vivir sin objetivos es una opción mucho mejor que lo que escribí en el post. Es un tema complejo y hay que tener claros tus valores para vivir con ellos, pero si los tienes, soñar en objetivos es aplazar la felicidad al futuro y crear expectativas que pueden hacer más daño que otra cosa. Vivir día a día no es malo, salvo que no te guste tu rutina.

      Si cada vez que “avanzas” no ha ido en buena dirección ¿qué más da? Si ese avance era lo que tu querías, era un cambio que hiciste a voluntad, disfruta de ese momento, y si no te lleva a buen puerto pues eso que has aprendido. Resignarse a vivir en algo que no te gusta es encarcelarte voluntariamente.

      Aunque lo que digo de que no quería comerme depresiones de otros es una opinión personal, no quiere decir que no haya psicólogos que les guste ese trabajo (de hecho, creo que la mayoría quieren dedicarse a ese ámbito de la psicología). Como en toda profesión, hay de todo, psicólogos buenos y otros no tanto. Unos que ayudan y otros que no. A veces sólo si alguien mira dentro de ti, puede ver eso que tu no ves y ayudarte (y claro está, no tiene por qué ser un psicólogo).

      Gracias a ti por escribir tu opinión (y puedes desahogarte cuanto quieras por aquí jeje).
      Un gran saludo.

      Responder
  2. MARIA EUGENIA

    muy interesante el post, ahora debería ir meditando en las preguntas, clarificar donde queiro estar dentro de 5 años y si lo que hago ahora me esta conduciendo hacia ello…

    Responder

Deja un comentario